lunes, 7 de abril de 2014

Mis primeros croissants, una buena amiga y una firma de Bea Roque.

Esta entrada la tenía que haber publicado la semana pasada, pero debido al fallecimiento de mi abuelo, se quedó el borrador a medias y hasta hoy no he tenido ánimo para ponerme a terminarla. Os la voy a dejar tal cual la estaba escribiendo, como si no hubiese pasado nada, porque la entrada que quiero dedicarle a él, mejor dicho, su sección, será lo próximo que podáis leer en este blog, la sección Panarra. En el próximo post os cuento más.

Y seguimos como lo dejé:

Que últimamente voy de cabeza no es ninguna novedad. Que hace siglos que no consigo escaparme de Logroño, tampoco. Que a veces las cosas importantes, como quedar con una buena amiga, las posponemos una y otra vez, os sonará seguro. Pero que haya sido capaz de alinear manualmente los planetas para poder tener un día entero para mí, irme a Pamplona a ver a una de mis mejores amigas y que ella también pudiese tomarse ése día para nosotras, y hacerlo coincidir con la firma del libro de Bea Roque, "El Rincón de Bea" en ésa preciosa ciudad, ha sido magia!! Y si ya lo rematamos con que fui capaz de hacer mis primeros croissants caseros el día anterior y que encima me saliesen como salieron, elevamos el evento a la categoría de milagro de los gordos!!!



Y he aquí mi pequeño milagro!!
Me salieron pequeñitos y un pelín salados si, como yo, eres de los que les gustan los croissants más bien neutros. Pero vaya, que con mantequilla y mermelada estaban de muerte. Y solos también. O eso me dijeron todos los catadores, que unos cuantos ya hubo.


Después de un gran día por Pamplona, llueve que te llueve y con bastante frío; de comer hasta la saciedad y más allá; de mil confesiones con Alie; de un paseo con su genial perro, Bob; y tras una lucha infernal por conseguir aparcamiento, llegamos a la demostración que hizo Bea Roque en E.Leclerc!! 
Bea estuvo genial, cercana, espontánea, sobrellevando con buena cara la horrorosa música de ascensor que le pusieron (creedme, era para volverse loco)... un encanto de mujer!!! 

Bea haciendo galletas springerle. 
Por fin nos conocimos en persona, nos dedicó los libros a Alie y a mí (gracias Alie por el regalo), nos hicimos unas fotos de móvil bastante penosas (esto lo digo por mí, que parezco cualquier cosa después del día que llevábamos), y estuvimos cotilleando un rato.  Y también, por fin, pude agradecerle personalmente su inigualable receta de red velvet, que es, sin duda alguna, perfecta.


Creo que no puedo sonreir más. Feliz, feliz con Bea!!
Y con esto termina mi escapada pamplonica.
La receta de los croissants la podéis encontrar en el libro de Xavier Barriga, "Bollería".


Para la próxima entrada inauguraremos sección en el blog y a lo mejor os traigo una noticia que me hace mucha ilusión y estoy deseando poder contar.

Un besote a tod@s,
Vero.

6 comentarios:

  1. Qué suerte, Vero! Me encantaría conocer a Bea, pero cuando ha venido a Madrid siempre ha coincidido que he estado fuera... Quería decirte también que siento mucho lo de tu abuelo...
    Y los croissants... espectaculares!
    Un besazo,
    Eva (Con aroma de vainilla)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si alguna vez tienes la ocasión, ve a conocerla. Es majísima!!
      Muchas gracias por todo lo demás, Eva.
      Un besazo!!

      Eliminar
  2. Que grande es Bea Roque! Me tienes intrigada con la noticia! ¿Qué será? :D Muaaak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún no puedo decir nada, Moon. Ya os contaré en cuanto me dejen. ;)
      Beso gordoooo!!

      Eliminar
  3. ¿No me digas que vas a hacer clases o demostraciones presenciales en Logroño??? Si es así, me pido primer!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bea, no te puedo contestar a eso... A ver si hay suerte y en la siguiente entrada os cuento. :D
      Besos.

      Eliminar

No dudes en dejar tu comentario, es muy agradable saber que hay gente leyéndome y poder contestaros ;)